Consejos para afrontar una mudanza si tienes gato

Si eres dueño de un minino, sabrás que son animales bastante territoriales. Por eso desarrollan fuertes lazos con su ambiente, el espacio donde habitan y, con mayor razón, con la casa en la que viven. Esto explica por qué los traslados y mudanzas son un momento muy estresante para los gatos, y de ti depende que sea lo menos traumático posible para todos.

Si ya es tedioso llevar a cabo una mudanza, imagina cómo es cambiarte de casa con un gato. Son animales tan sensibles, que frente a este tipo de situaciones pueden reaccionar de diversas formas como con pérdida de apetito o incluso con agresividad.  Entonces, ¿qué hacer cuando se prepara una mudanza con gatos incluidos? Acá te dejamos 5 consejos para  convertir la mudanza en un trámite menos estresante, tanto para el peludo como para los humanos.

  1. Haz que el momento de embalar todo sea divertido para tu gato. A muchos gatos les gusta jugar con las cajas, entonces puedes dejarle algunas una semana antes para que vea que lo que ocurre no es malo.

  2. El día de la mudanza mantén alejado lo más posible a tu gato del ruido y el ajetreo. Para eso créale un refugio y habilita para él un espacio en la casa donde pueda sentirse a salvo y protegido del movimiento externo. Puede ser en una caja con sus cosas, o cerrar una pieza con llave donde esté tranquilo. No olvides marcar la caja o dejar una nota en la puerta advirtiendo al personal de mudanza y a tu familia que hay que mantenerla cerrada. Del mismo modo, es importante elegir un espacio en el nuevo domicilio que sirva de refugio para el gato durante los primeros días, hasta que pase el ruido y ya hayas acomodado todos los muebles.

  3. Durante la mudanza recuerda entrar a la pieza o ir a verlo a su caja y juega con él o ella, hazle cariño, puedes cepillarlo y así anda monitoreando cómo se siente.

  4. Una casa nueva puede tener ciertos peligros para el gato que no siempre son fáciles de detectar los primeros días. Pueden haber ventanas no seguras, cables eléctricos desprotegidos o huecos donde puede quedar atrapado. Por eso hay que revisar con cuidado la nueva casa y eliminar cualquier peligro.  Por lo mismo, no dejes que salga al patio o a la calle las primeras dos semanas, hasta que sea más seguro y tu gato ya esté más familiarizado con este nuevo territorio.

  5. Una vez que tu nueva casa esté lista, vale decir con todos los arreglos hechos y los muebles en su lugar, es momento de permitir que tu gato explore libremente. Deja que conozca las piezas y todos los rincones, ya que tu gato necesita sentirse seguro, conocer su territorio y realizar las rutinas de su día a día para tener una mente equilibrada. De hecho, cuando tu veas a tu gato frotar su cara o afilarse las uñas en un lugar, está dejando rastros olfativos para marcar su territorio y reconocerlo como su hogar. También puedes ayudarlo frotando una prenda de ropa por la cabeza de tu gato y luego frotarla en las esquinas, bordes de las puertas, y en distintos lados de tu casa para distribuir sus feromonas por todo el lugar. 
Cabe mencionar que al estar en un espacio nuevo y desconocido, es muy probable que tu gato sienta ganas de marcar territorio. Si ese fuese tu caso y quieres deshacerte del olor y, sobre todo, que deje de marcar en el mismo lugar, puedes probar nuestro Eliminador de Marcas Territoriales para Gatos, que degrada las marcas de olor y evita que tu mascota lo repita.

Tips de mascotas

Participa en la comunidad Stay Happy ;) Recibe en tu correo nuestro mejor contenido sobre cómo cuidar a tu mascota. 

    Revisa nuestros productos de higiene para mascotas